Maxime + Navidad.

diciembre 15, 2013


¿Aún os acordáis de Maxime? ¡Oh dios! Es lo que deseaba desde pequeñita para mí, un príncipe azul que no destiñera, que fuese de verdad, que me quisiera y me mimara como nunca nadie lo había hecho. Es él, el hombre de mi vida. Y París, mi segundo amor...

Es navidad, y me encanta. Todas esas lucecitas que ilumina más de la cuenta las calles de cualquier ciudad, que te llaman, que te enamoran por... Todos los años que tengas. Y París, en navidad... enamora una vez o dos veces más de tu edad. Y encima, enamorada de un chico tan... tan Maxime, más aún. 


Ayer fuimos al mercadillo de navidad que han puesto y... Ilumina aún más a este maravilloso París. Dos enamorados paseando por el mercadillo, cogidos de la mano y tonteando como ellos solo saben, así íbamos nosotros durante todo el camino. Podemos dar asco, pero somos inmensamente felices. Nos amamos sanamente. 

Él es cariñoso, empalagoso, apasionado... Un novio diez. Así, sin más.
Hace dos meses fuimos a conocer a sus padres, que están viviendo en Dijon. Es una ciudad preciosa. Y sus padres encantadores. Su madre es muy cariñosa, no dejó de abrazarme casi en todo el rato que estuvimos allí, y eso que solo habíamos hablado dos veces contadas. Es una mujer maravillosa. Su padre es más retraído, para sí, pero muy amable y encantador. Tuvimos que quedarnos a dormir a petición de su madre. Y, Dijon, por la noche... Enamora mucho. Fue una noche preciosa. Había un pequeño mercadillo debajo de su casa y bajamos sus padres y nosotros a dar una vuelta y a disfrutar de nosotros. Su madre no dejó de comprar gorros y bufandas "para que podáis disfrutar de París sin pasar frío y de vuestro amor" decía mientras nos daba cada uno de los gorros que había comprado.

Salí de su casa con el ánimo por las nubes y sin dejar de repetirme la suerte que había tenido en conocer al maravilloso de Maxime. 

You Might Also Like

0 comentarios